Samplear una canción, Sampling

El Sampling se pone de moda gracias a la música rap, consiste en mezclar diferentes sonidos de diferentes canciones, o de una sola, lo importantes son los sonidos y las melodías, con un ritmo creado por el beatmaker, o por que no, un ritmo también sampleado. Muchos dicen que el rap no es música por esto, ya que no componemos mediante claves musicales de solfeo, la mayoría no entendemos de música clásica, pero tenemos un don, el saber buscar los sonidos mas pegadizos y mezclarlos fundidos con una linea de bajo, un bombo, una caja y unos hats, para que todo suene en perfecta concordancia. El samplear no es tarea fácil, y se puede caer en la monotonía, ya que, no podemos samplear siempre las mismas canciones, el creador de bases tiene que estar constantemente buscando nuevas canciones, a mi personalmente, me gusta desglosar temas antiguos, de los 50 o los 60, canciones que casi nadie conoce, para darle siempre un toque original a la mezcla. Es muy usual samplear vinilos, esos vinilos viejos de artistas desconocidos, pero no por eso malos artistas, al contrario, nosotros rescatamos canciones olvidadas dándoles un toque moderno y rítmico, para poder ser rapeada por un rapero.
El sampling es un trabajo de estudio musical, se puede samplear toda canción, aunque es mas fácil cuando son sonidos limpios, como una linea de cuerdas sin ritmo y sin voz, eso es muy fácil, tan solo elegir la parte que nos gusta, las cortamos y la pegamos en un nuevo proyecto, después ajustamos la velocidad de la melodía a nuestros gusto, en el rap varía entre los 85 bmp hasta los 100 bmp, después vamos creando el ritmo para que todo quede bien sincronizado.
A menudo escucho canciones de rap donde suena alguna melodía que me recuerda a otra cosa, y entonces no paro hasta que encuentro la canción original y compruebo el método utilizados, veo los sonidos y aprendo de cada instrumental que suena en mi reproductor.
Podemos resumir el método de Sampling como un copy/paste, pero recordad ha veces samplear puede traer mucho disgustos, ya que las canciones tienen un copyright, tienen un dueños y si este no le gusta lo que hacemos puede denunciarnos y hacernos perder mucho dinero, cosa que no queremos, por lo que si nuestro trabajo es muy profesional es mejor componer tus propios sonido y no jugarse los euros, otra opción es buscar información sobre los derechos de las canciones sampleadas y pedir permiso para publicarlas.