Una ducha para nuevas ideas

Ayer mientras disfrutaba de una fresca y relajante ducha, justo después de haber pasado una día lleno de experiencias, me vinieron a la cabeza muchas nuevas ideas, nuevas técnicas para el trabajo, una nueva melodía para hacer una bonita canción, un nuevo tema para escribir en el blog, en realidad sufrí un ataque de creatividad e inspiración, todo esto en los diez minutos que dura el baño.


En realidad existen multitud de momentos en la vida cotidiana en los cuales la mente humana abre sus sentidos hacia nuevos pensamientos y nuevas ideas, quizás algunas no sean eficaces, pero otras pueden ser ideas brillantes para desarrollarlas. Por ejemplo nos llegan esas ideas mientras conducimos, normalmente durante un trayecto al cual estamos acostumbrados, como el viaje diario al trabajo. La mente humana aprende a trabajar en esas tareas rutinarias, y entonces es cuando llegan las ideas, justo cuando nuestro cuerpo esta realizando una acción normalmente ajena a nuestra idea. Como hemos dicho existen esos momentos, como una tomar una ducha o conducir, pero existen muchos como pueden ser, mientras hacemos nuestras necesidades, o mientras cocinamos, o incluso mientras realizamos alguna tarea rutinaria de ámbito laboral.


Es muy difícil para muchos sentarse en su escritorio y buscar nuevas ideas forzando su cerebro, cuando en ese mismo instante nuestra mente no está disponible para la creatividad e imaginación. Estoy seguro que muchos artistas crearon alguna canción gracias a una melodía sacada de la ducha, yo sin mas, en uno de los trabajos que tuve me di cuenta de que mi creatividad artística era enorme, mientras que cuando llegaba a casa, me sentada a desarrollar esas ideas y no me salían, no fluían igual que bien que lo hacían un par de horas antes.