Caminando hacia el futuro

Este es un post que mi mejor amiga ha escrito para mi blog, ella sabe que va sobre el futuro y aunque no aparace nada sobre nuevas tecnologías he decidido publicarlo. Nos redacta la verdad sobre el mundo actual que nos acoje, el camino que parecen tomar nuestras vidas o mas bien la vida de las nuevas generaciones.

Por Raquel

Vamos hacia el futuro. Este es el camino que nos ha tocado andar. Un futuro que no veo muy claro ante las perspectivas que nos ofrece la sociedad actual. Una sociedad en la que no importa nada, en la que no hay valores ni morales, ni éticos, ni de ninguna clase. ¿Hacia dónde vamos? Cuando nos encontramos una televisión en la que se premia la falta de respeto, la falta de solidaridad, y la falta de educación para con nuestros semejantes.

Ahora tengo treinta y dos años, por lo que no considero que sea una persona mayor, recordando batallitas del pasado. Sin embargo, veo a la generación que viene detrás de mí y no me gusta nada. Una generación que no valora nada, que todo lo que tiene lo ha conseguido sin esfuerzo. No saben lo que es luchar por algo, ni lo quieren saber. Es más fácil, conseguir cruzarte en la vida de algún famoso y vender por los platós tu experiencia. Dinero fácil, trabajo poco. Da igual que quede en entredicho tu familia, tus amigos y tú mismo. Solo se trata de conseguir dinero. Un trabajo más. Esa es la generación que nos sigue. Pocos aspiran a conseguir ser alguien importante, a conseguir ser un premio nobel, o a aparecer en los libros de historia, se conforman con salir en la portada del Interviú, o en un plató con la Patiño.

Eso es lo que se enseña. Se enseña a no respetar a nadie, ni a los profesores, ni a los mayores, y así consiguen que no se respete ni a los propios padres. Es mucho más importante grabar en el móvil (ese gran adelanto tecnológico, ¡para lo que ha quedado!) como se insulta, o agrede a alguien. Es el tiempo de la humillación pública, por parte de unos niñatos que no tienen nada en la vida por lo que luchar, por lo que parece.

Es la época en la que escuchas a niñas de 15 años que su único fin en esta vida es que las mantengan. Ni siquiera tienen que pensar que hace apenas unos añitos, las mujeres ni siquiera tenían el derecho a elegir, ni a decidir qué hacer con sus vidas. Sólo podían optar a que las mantuvieran, y si tenían suerte las mantendría un buen hombre. Si no corrían esa suerte, se pasarían toda la vida recibiendo golpes. Ahora se utiliza la violencia de género para vengarte del novio que te ha dejado. Seguro que no tienen ni idea de que antes las mujeres no podían votar, ni trabajar, ni hacer muchas cosas que ahora sí es posible hacer. Para ellas la libertad radica en poder acostarse con todos los que quieran y así ser más libres que nadie, ahora eso sí si “me quedo embarazada, que lo cuide mami, que es la que me ha enseñado a ser así, por lo tanto es su responsabilidad”.

Hace poco una película en la que en el futuro la investigación médica se había centrado en lograr avances en estética. No es tan disparatado, ya que como dice la canción “antes muerta que sencilla”. En esta sociedad que nos ha tocado vivir, es mucho más importante quitarse las arrugas, o perder peso sin pisar el gimnasio, que buscar una cura para el cáncer, la gripe a, o arreglar el mundo para que nadie pase hambre. Lo primero es lo primero, que yo gane más dinero y esté más guap@, que ya se arreglarán los demás.

En fin, aplaudo a todas aquellas personas que sí quieren arreglar el mundo y que sí tienen valores inculcados en su vida. Aplaudo a aquellas personas que sí quieren aparecer en los libros de historia y no en el Hola. Y aplaudo a aquellas personas que buscan un futuro mejor que el que se nos pinta ahora mismo.