Cocina y química

A veces suelo pensar en el proceso en el cual, una clara de huevo pasar de ser una sustancia líquida a convertirse en espuma para un merengue, tan solo con el echo de batir con fuerza y con maña, he ahí el toque mas importante, la maña. Para poder montar mas rápidas y mejor las claras del huevo debemos abrir bien el ángulo de giro, para conseguir que el aire entre dentro del líquido, formando así pequeñas burbujas de aire cubiertas por una fina capa del fluido, que formaran a su vez una espuma.


Tan solo con este hecho ya estamos usando la química en cocina, para así sacar un beneficio de esta alianza. Las partículas tienen mucho que ver en cada proceso culinario, pensad lo que se puede conseguir conociendo algo mas de la composición química de los productos alimentarios, conocerlos desde dentro y allí intentar potenciar lo bueno y reducir lo malo de cada alimento.


Supongo que habrá científicos especializados que estén realizando investigaciones sobre el tema, uno de los cocineros mas laureados de todos los tiempos y que, sin duda, hemos tenido la suerte de compartir época con el es Ferrán Adriá, una persona muy volcada con el lazo que une a la nueva cocina y la química, Ferrán se pregunta el por que de cada proceso culinario y busca la respuesta. Mediante sus investigaciones culinarias a conseguido cosas que no existían antes como por ejemplo la gelatina caliente o el caviar de melón.