El planeta mas parecido a la tierra Kepler-22b

Hemos visto ya mucha ciencia ficción en televisión, casos de mundos paralelos, de dimensiones ocultas, de viajes en naves espaciales que nos transportan a un mundo sin fronteras universales, algo mas allá de la vida real. A menudo el ser humano no es consiente del progreso al cual se ve integrado, existe una creencia social e intelectual de que el ser humano posee una cualidad increíble, la que hace posible estar en un continuo avance, sin importar los años que puedan pasar y con ellos las generaciones que quedan atrás en el barro o cenizas. 
De esta verdad entendemos algo importante, si el ser humano mantiene un objetivo global durante un periodo de tiempo ajustado a dicho objetivo ( puede ser un año o un millón de años), si esto pasa todo es posible, realmente todo. 
Quisimos volar, pero esto no en el siglo pasado, el ser humano llevaba buscando la forma de poder surcar los cielos desde hacía miles de años o cientos de miles quizás. Mayas, egipcios, romanos, todos deseaban el poder de las aves, recorrer kilómetros en minutos. Daba igual quien pudiera morir que detrás venía otra generación con el mismo propósito, incluso inconscientemente. Al cabo de miles de años el humano consiguió crear los aviones. 
Este ejemplo del deseo del ser humano por volar me sirve para compararlo con unos de los mas increíbles descubrimientos del último años, el planeta Kepler-22b, actualmente el mas parecido a la tierra y no solo lo digo yo, sino que está confirmado por la Nasa. ¿Cuantos años lleva el hombre buscando nuevos planeta, mandando sondas a diestro y siniestro?, realmente visto desde un punto de vista histórico el periodo de tiempo es breve, pero a su vez muy intenso y rápido. Con Kepler-22b podemos crear un mundo ciencia ficción real, algo impensable, ahora existe ese sentimiento global de alcanzar las estrellas, no nos basta con un solo planeta, los queremos todos.